Alicia Peressutti en Madrid

La activista argentina, amiga de Jorge Bergoglio, apadrina la creación de la asociación “Liberata”

Alicia Peresutti: “La trata de personas es esclavitud y tortura, la gran ignorada de las agendas políticas”

“Hay esclavitud porque como sociedad lo permitimos. Y porque el Estado lo permite”

Jesús Bastante, 10 de abril de 2016 a las 20:50

Hoy las mafias se hacen la fiesta con los refugiados y refugiadas. Es tremenda esta situación

La trata, esclavitud del siglo XXI/>

La trata, esclavitud del siglo XXI

(Jesús Bastante).- Alicia Peresutti es una activista contra la trata de mujeres, que desde hace décadas trabaja en la ONG argentina“Vínculos en Red”. Amiga del Papa Francisco, asegura que es muy difícil encontrar personas que se impliquen en esta lucha. Y nos habla de la importancia de llamar a las cosas por su nombre ara que existan y puedan ser enfrentadas.

Alicia, bienvenida.

Buenos días.

Vienes a presentar en Madrid una nueva asociación, la asociación “Liberata”. Es algo similar a lo que llevas haciendo más de dos décadas en Argentina en la asociación “Vínculos en Red”. Cuéntanos un poco qué es Vínculos en Red.

Es una asociación que nació como una comisión. Pasaron muchos años hasta que pudimos tener la personalidad jurídica. No teníamos fondos. Seguimos con el mismo problema, esto no ha cambiado mucho. Pero al menos pudimos hacer la personalidad jurídica y avanzar. Sobretodo porque queríamos construir un albergue, una casa para las víctimas, y que la tenemos a medio construir.

¿En Buenos Aires?

En el interior. En Villamanín (Córdoba). Es una casa inmensa.

La organización nace muy chiquita. Por eso les decía a las chicas que no se preocupen por ser pocos. En estos temas siempre es así. En Vínculos en Red, estamos mi marido, y una amiga, Sandra. Después se sumó un pastor. Y así fue creciendo. Es una asociación bastante cristiana: católicas, católicos, evangélicos y evangélicas. Digo bastante porque ahora hay dos chicos agnósticos. Lo que nos une es la lucha contra la trata. Y no es fácil encontrar gente que quiera trabajar estos temas.

Ayer les decía a las chicas a manera de broma: “mira que había para ocuparse y ¡justo se fueron a preocupar de este!”.

El tema de la trata de mujeres es algo que sobre el papel todo el mundo condenamos. Y luego también en el papel vemos un montón de anuncios de contenido sexual.


El uso y el abuso de la mujer es práctica cotidiana en todas las mal llamadas “civilizaciones occidentales, industrializadas, avanzadas”. ¿Por qué se da esa dicotomía?

Mira, molesta mucho cuando digo que la trata no está en la agenda política. Es el tema 339-340 de cualquier agenda política de cualquier país del mundo. Solo los suecos y los noruegos han avanzado un poco. Me dicen que por qué digo esto.

No está en al agenda política porque países como España no tienen una ley anti-trata, una ley integral. Que la tienen que tener. Un fiscal me dijo que en esta cuestión se manejan con directrices de la Unión Europea. Me está hablando de persecución penal del delito.

La trata es un fenómeno muy complejo. En realidad es la arista más débil de este tema. Donde más hay que apuntar y donde tiene más la obligación el Estado. No se tienen que dedicar las monjas a atender a las víctimas. En todo caso, si las hermanitas arreglan con el Estado. Pero la obligación es del Estado.

Si no hay ley anti-trata, que al menos se establezca que van a tener programas de asistencia a largo plazo. Porque hay víctimas a las que tienes que asistir de por vida. Médica y psicológicamente. Con una ley anti-trata se puede plantear los avisos. Esto de los avisos hace ya tiempo que lo tenemos en Argentina. Y mira que somos un país subdesarrollado. Pero allí las organizaciones somos bastante batalladoras. En las mesas de diálogo con el Estado, dialogamos. Pero luego salimos a criticar al estado.

Les decía a chicas de “Liberata” que no tengan miedo a marcar. De manera correcta y bien. Están para controlar al Estado, que es el papel de las organizaciones. También lo creo de las organizaciones de fe. No entiendo por qué cuesta tanto que estas organizaciones se sienten en estas mesas. Los únicos que trabajamos trata somos organizaciones de fe u organizaciones feministas.

Un tratamiento integral que aborde la prevención, la educación. Este es un tema que va más allá de un maltrato puntual a la mujer o de la prostitución. Va del tema de igualdad. Tampoco se soluciona con una política exclusivamente de cuotas.

La trata es violencia de género, pero no podemos dejarlo ahí porque es la máxima violación de todos los derechos humanos. Y esto de los avisos que te decía significa que en Argentina ya se condena la oferta de comercio de los cuerpos de las mujeres. En los periódicos o en lo que sea.

A veces es tanto el dinero que reciben los periódicos por esos anuncios, que pagan la multa porque les sale rentable. Mira si mueve dinero el comercio de seres humanos. Por eso hay que tener mucho cuidado, porque la trata es violencia de género, pero es mucho más complejo.

Las mafias, tráfico de personas…

Y tortura. Una persona que es violada 10 veces por día y que es esclavizada. También hay que pensar en esto, la esclavitud. Cuando alguien habla de esclavitud la gente se imagina a Kunta Kinte. Actualmente, las cadenas son las cadenas de la cabeza y del corazón.

Sí. Te ayudan a entrar en el país. Como no pagas un dinero que supuestamente deberías haber pagado secuestran a tu hijo. Y para pagar esa deuda tienes que prostituirte.

Ahora se hacen la fiesta con los refugiados y refugiadas. Les cierran las fronteras y como no pueden volver, los están esperando las redes mafiosas como buitres. Es tremenda esta situación.

Y solo conocemos la punta del iceberg. Se ha hablado de 10.000 niños desaparecidos secuestrados, de los que han venido a Europa por redes mafiosas. Y no quiero ni imaginar la cantidad de mujeres que tienen que estar ganándose la vida prostituyéndose porque no tienen alternativa.

Estamos viendo las imágenes de donde viven pero no de cómo viven o de cómo tiene que ganarse la vida.

Supuestamente deberíamos haber avanzado en valores. Pero es como si las personas tuviéramos precio y quien puede comprar, compra a quien está vulnerable, y hace con esa persona lo que quiera.

¿Por qué a la gente le cuesta tanto imaginárselo?. Quizás solo los que estamos en contacto con personas que han sufrido tanto, sabemos que han sido sometidos a tortura. Hay que entender esto así. Incluso el poder poder judicial. Deberíamos hacer cursos de sensibilización. Los hacemos, lo que pasa es que después nadie va.

En España al menos, hay gente que se imagina que todas las mujeres que están metidas en este mundo es gente que quiere hacerlo voluntariamente, y que necesitan seguridad social. Supongo que las hay, pero la gran mayoría, y esto está comprobado, son personas que que se ven forzadas por redes mafiosas.

En la prostitución, esta idea de que son libres si se piensa bien, no es tan fácil de asumir. Cuando te dicen algo sí y preguntas, entonces ¿por qué no te dedicas tú a la prostitución o tu hermana?. Porque significa ser violada un montón de veces a cambio de unas monedas. Y la personas que ingresan, niñas o jóvenes que emigran a la ciudad para estudiar y luego no se pueden mantener, entran muy fácil. Entran en una red. Y en estos temas, como es todo clandestino, siempre hay alguien que está esperando para captarte. Y luego te mata a palos.

Es muy fácil doblegar a un ser humano. Somos todos muy valientes hasta que nos agarran y nos muelen a palos. Hay que vivir la situación de estas mujeres.

Tú lo sigues siendo (valiente), porque llevas tiempo denunciando esta situación. Y también has padecido y padeces esas amenazas más o menos veladas. Y algunas nada veladas.

Sí. Lo que más he padecido ha sido el ataque a mi segundo hijo, Brunito. Yo tengo cuatro hijos y Brunito es adoptado. Y en ese momento de su vida él estaba en los dieciocho años. Se le habían juntado muchas cosas. Sus hermanos son todos rubios y él es bien moreno. No tiene nada que ver, hasta que se van juntando las variables. Cuando esto ocurre crea una situación que hace sufrir mucho. Y pienso que ese momento era el más vulnerable. Le pegaron, le hicieron de todo. Y se salvó porque apareció un policía. En realidad le pegó la policía. No la institución, sino policías determinados.

Policías corruptos que están metidos en esa trama.

Claro, y aparece otro policía, y lo salva. Pero después de estas cosas en las familias, (pasó en mi casa), vienen los planteos. Él entró en una depresión muy severa. Dejó de hablar. Estuvimos muy asustados mi esposo y yo. Pero nunca paré. Lo pude hacer porque mi marido me apoyaba y mis otros hijos también. Nunca me he quejado de mis hijos, pero es muy difícil mantenerlos, llevarlos a la escuela. Mi casa ha sido muy sacrificada por este tema. No los hemos mandado a otras actividades porque había que poner en la ONG. Además siempre hubo chicas en mi casa. Siempre más para comer. Cosas mínimas que pesan.

Pero también curten y educan. Imagino. Una sensibilidad absolutamente especial.

Mira, Piero fue anoche a una jornada con universitarios. Estuvo dos horas y los chicos estaban con los ojos grandes porque Piero hablaba desde lo testimonial. Él es de la misma edad de Bruno. Nosotros adoptamos a Bruno cuando yo estaba embarazada de cuatro meses de Piero. Bruno cumple veintiuno en abril y Piero los cumple en septiembre. Ellos están muy unidos. Son casi como mellizos. Y Piero ayer contaba el episodio de su hermano y hablaba de nuestra casa.

Es una casa modesta, en un barrio modesto. Y cuenta cómo nos amontonábamos en la madrugada todos en una habitación para dejar libre la otra a alguna chica que venía a dormir.

Cuenta: “en la adolescencia nosotros íbamos a la escuela, es muy gracioso, porque las profesoras nos decían “qué bueno lo que hace tu mamá”.

Y yo decía: “odio lo que hace mamá”.

Entonces las profesoras decían: “no es que lo odies…”

Y yo aseguraba: “odio lo que hace mamá, no está nunca en casa, tiene dos trabajos y encima se de viaje con la ONG y no vuelve”.

Pasé por todas las etapas. Desde que todo el mundo me dijera que estaba loca y lo que debería de hacer era ocuparme de mi familia hasta ahora, que están todos mis hijos colaborando.

En Buenos Aires yo le contaba estas cosas a Jorge Bergoglio. Le decía: “mire lo que pasa con esto” y él me decía: “tranquila, tranquila. Si vos sos coherente con lo que decís, con lo hacés y con lo que pensás. Si vivís de acuerdo a eso, vas a ver que los chicos, tarde o temprano van a terminar colaborando.” “Vos sabés que es así.”

Pasaron todos por esa etapa de rechazo. Y todos conocieron a Francisco. Y al último que vio fué a Bruno y le hizo muchísimo bien.

Pienso, “pobrecitos los otros chicos que a lo mejor no tienen esta posibilidad”. Siempre pienso en eso y estoy muy agradecida a Dios. Porque la familia sufrió, pero siempre es mucho más lo que hemos recibido. Y mucho más lo que hemos recibido de la providencia. Lo que pasa es que hay que sentarse para poder verlo.

Hablo con Dios y le digo: “no me devuelvas todo acá, porque allá arriba no vas a tener nada para devolverme.” Y siempre Dios nos ha cuidado, aún en los momentos más duros. Porque aparte de lo de Bruno, hemos pasado mucho. Siempre me pasaron cosas duras.

Si te metes con los poderes establecidos, y más con los poderes oscuros… No es cuestión de bien y mal pero a veces da esa sensación. Hay malos, malos.

Acá la oscuridad es “oscura”. No, “un poco oscura”. En violencia familiar. Es un marido violento, al que le viene culturalmente de familia. Esto hay que revertirlo. Hay que cambiar los métodos de crianza de los varones. Los chicos también trabajan eso en la ONG. Acá es otra cosa. Hablamos de gente muy oscura. Hablamos del poder.

Los mismos que en África matan a gente para esquilmar los minerales, en Asia han hecho masacres. Están financiando terroristas islámicos. Al final los malos, malos, ojalá que sean muy pocos en el mundo, pero son muy destructivos.

Sí, hacen mucho mal. Y es por dinero.

Decías antes que la trata, lamentablemente no está en la agenda de los grandes países. En contrapartida, tenemos un pequeño país pero muy importante, que sí que ha metido la trata en la agenda. Es El Vaticano, con el padre Jorge que hoy es el papa Francisco. Es uno de los ejes del pontificado.

Lo ha puesto a nivel mundial. Y esta movida que está habiendo dentro de la Iglesia, porque aunque la Iglesia seamos todos. Son sobretodo las organizaciones de dentro, las que han de salir de sus lugares de comodidad, abrir las puertas. Porque estos de de los que hablamos, son los cristos rotos. Es la gente que realmente sufre.

Y Francisco incide. Por supuesto que en Naciones Unidas no le han dado cabida con esto de la trata como delito de lesa humanidad. Porque si no, todos los países van a tener que reparar los derechos de las víctimas. Lo van a tener que hacer. Cosa que correspondería. Porque en realidad la trata es una violación de los derechos humanos. Y los únicos que violan los derechos humanos son los Estados. No somos las personas. Y se da esto porque los Estados lo permiten. Hay esclavitud porque como sociedad lo permitimos. Y porque el Estado lo permite.

Vamos a decirlo otra vez. Es España y en muchos países existe esa esclavitud.

Exacto. Tal vez a diferencia con Latinoamérica es que allí lo ponemos en la mesa y acá lo esconden bajo la alfombra. Pero que hay, es seguro. Casos de tortura, de trata y de explotación.

Valoro mucho poner una ley anti-trata. Porque con la ley van agregar cosas que con el protocolo de Palermo no tienen. Como hicimos en Argentina. La tipificación del delito puede allanar el camino. Porque realmente ¿adónde tiene que estar un mafioso?, ¡entre rejas! No hay otra. Y no un perejil. Un mafioso es un empresario que vive en una ciudad, o es un político, un ministro. Yo entiendo que es difícil.

Son hombres de bien.

Exacto. Eso es lo más duro de entender en este tema. Y entender que las víctimas, son víctimas. Sigo diciendo que la trata es un tema que no aceptamos como sociedad. Es el no tema.

La “Laudato si “es la hoja de ruta de todos. No solamente entre los cristianos. El Papa salió con ella. Leerla un poquito cada día, o leértela veinte veces. Ahí tenés la vida.

El papel que tenemos como seres humanos respecto al mundo, y dentro del mundo respecto a los otros seres humanos.

Y si queremos seguir viviendo en la humanidad o vamos a llegar a la destrucción total.

Es la hora de ese momento crítico de la humanidad, de la tercera guerra mundial a pedacitos. Que no solo son guerras las de las bombas y misiles sino que también estas violencias.

Y donde los que más sufren son los que menos tienen. La gente ha tomado todo esto que tiene que ver con la trata de personas y con la esclavitud, hacia el cambio climático. Todo el mundo se ha cerrado en este tema. Está más en onda, suena más lindo.

Ha coincidido con la Cumbre de París.

De pronto en tu casa, si vos clasificás la basura en tres lugares, sentís que estás contribuyendo con el cambio climático. En cambio el tema trata, no lo tomó nadie. Y si todos como sociedad no lo tomamos, si todas las organizaciones no presionamos, no va estar en la agenda política.

Hay que trabajar en incidencia política. “Liberata”, junto con las otras organizaciones, tiene que presionar en esta incidencia. Dialogar para que el Estado responda. Ese es el tema que tiene que ver con el subsidio a las organizaciones. Hay que tener mucho cuidado. Porque por eso estamos en números rojos.

No presionar demasiado no vaya a ser que te quiten las subvenciones.

Por eso siempre estamos en default, pero es interesante porque podemos seguir diciendo estas cosas que yo digo. Y otra cosa: incidir en el ámbito educativo. Ya logramos que esté en la currícula. Trata de personas. Lo logramos separar porque antes lo ponían en educación sexual y en violencia de género. Lo pudimos separar como espacio propio. Si no, por ejemplo si es en educación sexual, nada más se habla de la trata sexual. Si lo ponen como violencia, también. La trata laboral y el trabajo esclavo lo dejan.

Fíjate que el término “trabajo esclavo” no lo usan mucho. Suena feo. Hay que tener mucho cuidado, porque cuando se dejan de nombrar las cosas, dejan de existir.

Por eso te decía que era importante que repitiéramos lo de que exista la esclavitud.

Claro. Prostitución. Es una palabra que hay que nombrar porque se deja de nombrar. Esto, que entra en el debate si la reglamentación o no. La reglamentación siempre fue para favorecer a los clientes. Los derechos de las mujeres, quédate tranquilo que nunca nos van a favorecer. Porque lo que se le garantiza al cliente son mujeres sanas.

Que te vas a poder desgravar de la factura.

Que no te van acusar, ni te van a llevar en una causa de testigo. Buscá el perfil de algún varón que en el facebook dice: Alicia Peressutti la pasa viajando a Roma y hace poco acá. Después, pregúntame a mi y yo te mando en qué causa está como testigo. Es lo más probable que lo hayan citado como testigo. Porque no hay penalización del cliente, que frenaría, como pasa en Noruega.

Penalizar en los dos sitios, en la mafia y en el cliente. Porque penar a las mujeres, es penar a las víctimas.

Claro. Toda la carga está sobre la víctima. Lo que tiene que hacer el Estado es un programa de asistencia a las víctimas. En el tema de la legislación, hay que ir sobre el cliente.

En Liberata digo: “chicas, ustedes tienen un papel importantísimo”.

Háblanos un poco de Liberata.

Es hermoso. Son hermosas las chicas. Cinco mujeres, Mª José, Corina, Teresa, Isabel y Mónica. A Mª José la conocí en Roma y me dijo que se quería unir a nosotros. Me alegré mucho porque somos muy pocos. Tienen mucho empuje y muchas ganas. Y son muy independientes. Es nuestro perfil. Me identifiqué mucho.

La libertad a largo plazo es el gran patrimonio de cualquiera.

La independencia te va costar siempre, pero son las organizaciones que inciden políticamente para bien. La gente que está en nuestra ONG es gente que está comprometida y que sabe que con esto no se juega. Y que los beneficios personales están detrás de los institucionales. Mientras tengan claro esto, tengo muchas esperanzas.

Alicia, ha sido un placer. Ojalá Liberata sea como lo que está siendo Vínculos en Red en Argentina. Y podamos entre todos trabajar para que este sistema mafioso que afecta a las mujeres y a toda la humanidad, acabe siendo erradicado. Aunque sea poco a poco. Y sobretodo que hagamos en nuestra vida lo que decías del reciclaje, encontrar la forma de que no sea tan difícil comprometerse.

Gracias a ustedes. Y hay que terminar con el paradigma del descarte. Como dice el Papa. Muchas gracias.

Otros titulares

Controlar al Estado es el papel de las organizaciones.

A veces es tanto el dinero que reciben los periódicos por los anuncios de sexo, que pagan la multa porque les sale rentable.

La trata de personas es esclavitud y tortura. El poder judicial tiene que entenderlo así.

Es muy fácil doblegar a un ser humano.

Estoy muy agradecida a Dios. Porque la familia sufrió, pero siempre es mucho más lo que hemos recibido.

Hay que cambiar los métodos de crianza de los varones.

Hablamos de gente muy oscura. Hablamos del poder. Hacen mucho mal. Y es por dinero.

A Bergoglio no le han dado cabida con esto de la trata como delito de lesa humanidad.

Hay esclavitud porque como sociedad lo permitimos. Y porque el Estado lo permite.

La tipificación del delito puede allanar el camino con una ley anti-trata.

La “Laudato si “es la hoja de ruta de todos.

Con la trata hay que trabajar en incidencia política. Dialogar para que el Estado responda.

Cuando se dejan de nombrar las cosas, dejan de existir.

La libertad a largo plazo es el gran patrimonio de cualquiera.

En el tema de legislación toda la carga está sobre la víctima. Hay que ir sobre el cliente.

Hay que terminar con el paradigma del descarte

Leave A Comment